La pasarela de DINAPYME presentó en esta edición una variada selección de propuestas de emprendedores locales. Cada uno demostró parte de sus colecciones en cuatro pasadas.

El comienzo del desfile lo realizó Bamba, que presentó su línea “Bamba Playa”, con un concepto pop y juvenil, y una paleta de colores alegres y veraniegos, como el rosa, el fucsia y el naranja. Asimismo, mostró parte de su línea “Bamba Básica”, con un vestido y una remera de algodón orgánico y teñidos bajo normas ecoamigables.

Le siguió la colección “Mairim” de Calegari, que propuso prendas y carteras combinadas entre sí e inspiradas en la obra del pintor cubano José Miguel Pérez Hernández. Con una paleta basada en tonos de rojo y azul, y con un indudable aire latinoamericano, Calegari demostró elegancia y calidad.

Cambiando la pisada, la marca de accesorios minimalistas Hómini Studio presentó sus diseños, acompañados de carteras y pañuelos. Regidos por una impronta geométrica, sus collares, caravanas y pulseras, así como también sus carteras cuadradas se desmarcaban de la suavidad del cuerpo.

Mocca, por su parte, presentó su propuesta en carteras, mochilas y bolsos. Con el motivo de preservar la nobleza, las cualidades y la textura del cuero, Mocca evade los herrajes y presentó diseños sencillos, prácticos y geométricos, con una paleta entre cálida y fría.

Majo Rey siguió con sus diseños íntimos y para playa. Conocida por su sensualidad y osadía, la diseñadora trajo dos mallas enteras en rosa y azul con divertidas estampas con dibujos, y dos prendas íntimas en negro semitransparente, representativos del estilo de la marca.

El cierre del desfile estuvo a cargo de Molto Giusti, con su colección“#MoltoéMolto”, que trajo sus trajes de baño masculinos que derrocharon verano con estampados tropicales y naturales, inspirados en dos flores nativas: el ceibo y el mburucuyá. En diferentes diseños, Molto Giusti dejó una propuesta con mucha sensualidad.

 

Fotos: Pazos – Landarín // MoWeek