Con el lujo italiano llevado a la comodidad y practicidad uruguaya, Pasqualini presentó un verano en una ambientación que subió la temperatura de la pasarela con unos ramos de hojas naturales pintadas, que simularon una selva dorada y verde.

Pensado en todo tipo de mujer, la marca realizó una colección de verano que apostó a la variedad de sus diseños y formas, incluyendo desde zapatos de taco cuadrado a las infaltables plataformas, pasando por zapatos con suela de alpargata.

El rango de materiales también fue extenso: tonalidades metalizadas, cueros, charoles y nude aparecieron en diferentes formas. Y por supuesto, el calzado fue acompañado por carteras y mochilas, que se lucieron en particular en sus tonos metalizados.

 

Fotos: Pazos – Landarín // MoWeek